Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita

Mynorita     Mynorita      Mynorita      Mynorita     Mynorita      Mynorita

domingo, 6 de marzo de 2016

TU CREES EN DIOS?

Tú sabes rezar? Soltó así sin más, sin venir a cuento.
Sus amigos se miraron preguntándose qué le pica ahora éste... Nunca habían hablado de ello, no por nada, simplemente no había surgido el tema.

Pero, os sabéis el Padre Nuestro? Insistió.

De verdad, a ti qué te pasa? Le respondieron casi al mismo tiempo.

No, va, en serio, sabéis rezar o no?

Si. Dijeron los otros dos y, seguidamente, uno de ellos se lanzó a recitárselo mientras el curioso escuchaba atentamente, casi con la boca abierta, incrédulo de lo que sabían y él no.

Y cómo lo sabéis? Habéis hecho la comunión los dos? Claro, debe ser eso, yo no se rezar porque no hice la comunión. Arrancó en un monólogo de preguntas y respuestas a sí mismo sin dejar que nadie interviniera. Hasta que por fin frenó y pudieron contestarle.

Yo tampoco hice la comunión pero mi abuela era creyente y de pequeña, cuando nos quedábamos en su casa, rezábamos con ella antes de ir a dormir. Contestó la chica.

Yo si la hice. Mi familia son creyentes y practicantes, antes yo solía ir con ellos a la iglesia. Continuó el marido.

Entonces, creéis en Dios? Continuó insistente en su particular cuestionario como queriendo profundizar en el asunto sin saber muy bien cómo.

Se puede saber qué te pasa? Preguntó el chico, esperando cualquier contestación mientras empezaba a sospechar que les estaba tomando el pelo, pero la respuesta fue, si cabe, más inesperada aun.

Es que quiero hablar con Dios y tengo entendido que para que te escuche hay que rezarle antes un Padre Nuestro.

Los chicos se echaron a reír, realmente el diálogo hasta el momento había sido surrealista pero el último razonamiento lo superaba con creces, teniendo en cuenta que se trataba de una conversación entre adultos. 

- Tengo que  preguntarle que por qué si es verdad que existe, cómo permite que haya guerras, que la gente se mate, que se abuse de niños, que roben los políticos, que los pobres vivan en la calle...  Prosiguió.

¿Qué contestar a eso? ¿Cómo darle un razonamiento sensato a alguien que está tan "verde" en el asunto? ¿Cómo no influenciarle con nuestras propias creencias personales? ¿A caso hay alguien que tenga la verdad absoluta? ¿Jesucristo y Dios son lo mismo? ¿La iglesia realmente difunde la palabra de Dios? ¿Si alguien necesita o quiere creer en algo le vas a quitar la idea de la cabeza? ¿Cómo explicarlo sin ofender a nadie?

Suelo hablar con Dios o con quien quiera que haya allí arriba, todas las noches, doy las gracias por todas las cosas buenas de las que disfruto a diario, por sentir el amor de los míos, por tener una casa, un trabajo, por sentirme feliz y le pido que me perdone por todos los errores que cometo. Quizás no sea con Dios con quien hablo, tal vez me doy las gracias a mí misma por seguir fuerte adelante y me perdono por las pifias que llego a hacer a lo largo del día. Sea como sea a mi me vale pero, considerándome una mujer hecha, derecha y sensata, cómo le explicas eso a alguien sin parecer una hippie flower power?
¿Alguna vez os habéis planteado cómo resolveríais una situación semejante?




3 comentarios:

  1. Pues como lo has hecho tú misma Mynorita con el último párrafo: que hay una fuerza que algunos llaman Dios y otras conciencia, y que es la que nos empuja a ser mejores personas, mas correctas y mas justas, le hablamos y nos hablamos, es la fe, que es como la esperanza, algo que no se ve pero que no se pierde, la fe del mañana y de nosotros mismos, yo creo en todas esas fuerzas.
    Saludos
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Ana, aunque resulta extraño... no se habla mucho de esas cosas hoy en día pero supongo que cada uno en su intimidad cree en lo que sea que crea.

      Mil gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  2. Yo sí creo en Dios, y Jesús y Dios sí son la misma Persona; de ahí la Santísima Trinidad: Jesús, Dios y el Espíritu Santo. Es lo que yo creo y no intento convencer a nadie.
    También pienso que no es Dios quien permite las guerras, sino que nos dio el regalo del Libre Albedrío y culpamos a Dios para no responsabilizarnos de lo que dejamos que suceda y no queremos solucionar por nosotros mismos.
    Pero claro, eso es solo mi opinión.
    No me gusta la evangelización y no caso con muchas cosas del Vaticano, pero sí con la idea Pura de Dios y del Bien, de la Esperanza y del Amor y del Perdón.
    Esto no quiere decir que yo sea así, claro. Es muy difícil serlo.
    Ya me gustaría.
    Algunas veces rezo y otras no, casi nunca voy a misa y no tengo una fe inquebrantable, es un buen tema que para muchos es tabú y me ha gustado compartirlo aquí.
    Me parece muy valiente que lo saques como tema.
    Encantada de conocerte, MN Cris.
    Abrazos:
    Carol

    ResponderEliminar