Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita Mynorita

Mynorita     Mynorita      Mynorita      Mynorita     Mynorita      Mynorita

sábado, 1 de marzo de 2014

ME GUSTARÍA




Me gustaría tanto saber ayudarte… quisiera que pudieras disfrutar de las cosas que tenemos, de las pequeñas cosas que la vida te regala cada día y pasan desapercibidas para tí, quisiera que no te preocuparas tanto por el mañana, por el entorno, por el qué dirán… quisiera verte sonreír un poco más.

Me gustaría que todo lo que ha pasado en los últimos meses, que las lágrimas derramadas hubieran sido suficiente lección para abrirte los ojos y pudieras ver más allá de lo que puede ver cualquiera, de lo que viste hasta ahora.

Me gustaría encontrar la manera para que no te torturaras por cosas que, al fin y al cabo, no son tan importantes.

Me gustaría que entendieras que todo puede ser como tú quieres si te lo propones, si te lo crees de verdad. Quisiera que dejaras de sobrevivir y empezaras a vivir, que comprendieras que es posible.

Pero tengo la sensación de no saber cómo llegar hasta ti, cómo transmitirte lo que he descubierto, qué palabras utilizar para despertar tu curiosidad y adentrarte en un mundo que está justo en ti, al que sólo tú puedes llegar y  que hoy te suena a cuento.

No sé qué contarte, cómo hablarte, sólo tú puedes descubrirlo, sólo tú puedes sentirlo y quizás no ha llegado tu momento pero, me pregunto, ¿Qué más tiene que ocurrir?


Te miro y, en cierto modo, me veo reflejada en ti, perdida en un callejón sin salida, aburrida de la misma rutina día tras día, cansada, y deseo con todas mis fuerzas que tomaras consciencia de lo grande que eres, de cuánto vales, pero solo puedo abrazarte y decirte, en silencio, con mis brazos, con mi cuerpo, que te quiero.



6 comentarios:

  1. Un "te quiero" dicho con sinceridad vale por cientos de hojas escritas.
    Un beso y buen domingo.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Igualmente Humberto y mil gracias por visitar mi blog, bienvenido!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. la esperanza es un valor de muy alta cotización pero lo que es indiscutible es que no se puede comparar con la fuerza del cariño,un fuerte abrazo Norita

    ResponderEliminar
  4. Bien cierto Jose, la lástima es que pensemos tanto de agradar, en dar cariño, en amar o proteger a los demás que nos descuidamos por completo de nosotros mismos y sin querernos a nosotros es imposible dar a los demás. Puede sonar incluso egoísta pero es la pura verdad, no hay mayor experiencia de amor incondicional que la propia y, además, por suerte es contagiosa.

    Mil gracias por tu comentario y otro fuerte abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida a mi blog Idolidia!!

    Me alegra saber que te ha gustado, se lo dediqué a una de las personas más importantes de mi vida, a alguien que estuvo a mi lado desde el día en que nací pero también a todas las personas que quiero y a todos los que os llegue el mensaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar